domingo, 22 de diciembre de 2013

LA IZQUIERDA FRENTE A LA LEGALIZACIÓN DE LA MARIHUANA

El consumo de drogas por la juventud contestataria de la segunda mitad de los años 60’ fue programado por el departamento de estado norteamericano, instrumentalizado por la CIA y auspiciado por el FBI. El fenómeno Hippie fue neutralizado hasta hacerlo un lugar común de moda, extravagancia o sinónimo de libertad individual absoluta. La CIA consiguió así frenar la protesta generacional contra la guerra de Vietnam y disolverla en la banalidad subjetiva de hedonistas.

¿Puede demostrarse que la masificación del consumo de drogas fue un fenómeno espontáneo de los marginados? Me temo que no. El opio fue instrumento de esclavitud en épocas pasadas. En épocas más recientes, los dueños del poder masificaron el consumo de drogas entre los marginados para neutralizar el crecimiento de la protesta popular en plena guerra fría. Y hasta hoy sigue siendo un arma de control social.

El imperialismo actúa siempre con la escopeta de dos cañones. La persecución de actividades ilícitas va de la mano con el nada asolapado consentimiento de su existencia. Así, la comercialización de drogas corre la misma suerte que la pornografía infantil. Existen, se consumen y están prohibidas. La paradoja prohibitiva concede oportunidades de acumulación originaria de capital bajo la ilegalidad, para que luego circulen esos capitales en negocios lícitos. Esa es la doble moral.

La legalización no se le ocurrió a la izquierda y es una idea que ya se proponía en la  segunda mitad de los 80’. Uno de sus principales mentores fue el famoso economista monetarista Milton Friedman, autor de “Libertad de elegir”. Según Friedman, la prohibición de la marihuana es inmoral, ya que causa violencia e impide que la gente use su cuerpo libremente.


DE GURÚ DE PINOCHET A INSPIRADOR DE LA IZQUIERDA TRONCHISTA


Friedman ganó el Nobel gracias a su protagonismo en el “milagro chileno” durante la dictadura de Pinochet. En 1991 declaró en una entrevista en el Foro Americano sobre Drogas: "Pienso que América tendría la mitad de prisiones, la mitad de reclusos, diez mil homicidios menos al año, barrios urbanos en los que habría una oportunidad para gente pobre que viviría sin temer por sus vidas, ciudadanos que podrían ser respetables que son ahora adictos no convirtiéndose en criminales para obtener su droga, pudiendo obtenerlas con garantías de calidad".

Pero cuando se le preguntó por los efectos negativos, Friedman respondió: “El principal efecto adverso que podría tener la legalización sería que muy posiblemente habría más gente tomando drogas. Aunque esto no está claro en modo alguno. Pues, si se legalizan, se destruiría el mercado negro y el precio bajaría drásticamente. Y, como economista, sé que precios más bajos tienden a generar mayor demanda”. Ojo con esto, caviarones del tronchito.


LEGALIZACIÓN DE LA MARIHUANA


Friedman, en la misma entrevista dijo: "La marihuana es una sustancia pesada y voluminosa y, por tanto, relativamente fácil de interceptar. Los agentes antidroga han tenido más éxito apresando marihuana que, por ejemplo, cocaína. Así, los precios de la marihuana han subido, es más difícil obtenerla. Ha habido un incentivo para cultivar marihuana más potente y la gente se ha dirigido de la marihuana a la heroína, la cocaína o el crack". Interpretamos que la represión de la marihuana, hizo que los consumidores se dirigieran a drogas más duras. Pero obvia un detalle: el marihuanero casi siempre se dirige a experimentar con otras opciones y culmina en drogas más potentes.

La legalización de la marihuana es defendida por quienes prefieren en el mercado una droga blanda, con menos efectos perniciosos sobre la salud y la conciencia. Pero esto no deja de ser una ingenuidad. Son necesarios casi 30 días para que el cuerpo elimine el efecto de un solo cigarrillo de marihuana. El Dr. G. Chester de la Universidad de Oxford en 1985, afirmó que la cannabis es 4000 veces más poderosa que el alcohol, lo que fue avalado por el Medical Center  de Francia.


LAS IZQUIERDAS Y LA MARIHUANA


El presidente Mujica ha institucionalizado el matrimonio gay y legalizado la marihuana en Uruguay, lo cual ha hecho que los medios afines al imperialismo, lo nombren “país del año”.  No lo nombran tal por haber restituido los derechos laborales o transformar el modo de producción. Pero, ¿cuál es la posición de las izquierdas sobre la marihuana? Hay una izquierda light que coincide alegremente con las tesis librecambistas o liberales-capitalistas, dentro de las cuales encaja la libertad individual suma: con mi cuerpo, hago lo que quiero. Hay otra izquierda que tiene un proyecto de nueva sociedad y por lo tanto un proyecto de nuevo sujeto en la historia. Cabe recordar añejas discusiones sobre el hombre nuevo y el socialismo, del Che.

Si pensamos en el proyecto del hombre y la mujer nuevos, deberíamos aproximarnos a una descripción de los mismos. ¿Qué características tendrían? ¿La libertad individual suma o la subordinación del individuo al proyecto colectivo?

El consumidor de marihuana tiene problemas para el aprendizaje, ya que la yerba inhibe la capacidad de concentración y memoria de corto plazo, ocasionando una merma en el rendimiento. También ocasiona falta de motivación, fatiga, apatía y pérdida de interés en cuanto a responsabilidades y acciones que construyan habilidades en el sujeto. El uso frecuente provoca desajustes psicológicos y ocasiona daños en las funciones reproductivas.

Para la izquierda revolucionaria, el consumo de drogas es pernicioso y no contribuye a la formación del hombre y mujer nuevos.  No se admite entre su militancia. 

Si se trata de justificar su legalización con la desaparición de las mafias, aclaremos: la legalización propuesta es una forma de control y en sociedades que no gozan de pleno empleo, los sectores marginales seguirán micro comercializando drogas como estrategia de supervivencia. Nuestras ciudades no se parecen a Ámsterdam. Si se exige inscribirse para lograr un permiso de compra, más fácil la obtienes en las esquinas, porque siempre habrá un desocupado vendiéndola.

La propuesta de la izquierda revolucionaria persiste en la formación de un nuevo sujeto que no necesite de las drogas para ser feliz y que requiere de todas sus neuronas para trasformar el mundo. Legalizar significa algo más que regular su comercio: significa darle propaganda gratuita a la masificación del consumo. La “libertad de elegir” no es bandera del socialismo.


viernes, 27 de septiembre de 2013

TRAMPAS DEL PROYECTO BRUCE

Los beneficios y derechos que propone el proyecto Bruce en cuanto a sucesión, seguridad social, prestación de alimentos, etc., nos parecen irrefutables. La discriminación de un grupo social o la existencia de ciudadanos sin derechos, es incompatible con nuestra ideología. Digamos que esos mismos derechos deberían gozarlos todos los peruanos y no solo los que tienen trabajo, seguro, EPS, patrimonio, etc.

Pero el proyecto Bruce repite las limitaciones del Código Civil, porque su pretensión no es revolucionar la esencia reaccionaria del orden vigente y sus instituciones. Es, por ello, conservador.

Veamos algunos aspectos, por ejemplo qué dice sobre la adquisición de la nacionalidad a través de la Unión Civil:

Art. 1° "...se inscribe la declaración de Unión Civil No Matrimonial en el Registro Personal de los Registros Civiles debiendo los integrantes tener domicilio legal en el Perú, por lo menos dos años de anterioridad a la fecha en que solicitan la inscripción."

Art. 4° Derechos y Deberes.- (Inc. b.6°.) “Adquirir la nacionalidad peruana, en caso de ser extranjero, luego de dos años de haber celebrado una UCNM con un ciudadano peruano.”

O sea que para unirse civilmente, ambos deben acreditar residencia en el Perú por lo menos dos años. Esto no solo atañe a dos personas de otra nacionalidad, sino a quien siendo extranjero pretenda unirse a un peruano. Tendrá que quedarse aquí los dos años de rigor, así la pareja tenga mejores perspectivas en otro país. Y para adquirir la nacionalidad peruana tiene que esperar dos años más después de haberse unido.

¿Qué piensa la comunidad gay de esta soga que le ponen al cuello?

Dice la Constitución, en su Artículo 52° sobre la nacionalidad: “Son asimismo peruanos los que adquieren la nacionalidad por naturalización o por opción, siempre que tengan residencia en el Perú.” El artículo 53° de la Constitución, en cuanto a adquisición y renuncia de la nacionalidad, dice que: “La ley regula las formas en que se adquiere o recupera la nacionalidad”. Se refiere a la Ley N° 26574.

Esta Ley de Nacionalidad (Ley N° 26574) dice en su Artículo 4°.- “Pueden ejercer el derecho de opción para adquirir la nacionalidad: La persona extranjera unida en matrimonio con peruano o peruana y residente, en esta condición (En condición de casado. n.r.), en el territorio de la República por lo menos dos años, que exprese su voluntad de serlo ante la autoridad competente.”  Se tiene que presentar Partida o Acta de matrimonio civil original inscrita en los Registros Civiles de RENIEC, con antigüedad no mayor de 30 días, acreditando dos (2) años de matrimonio.

El calvario que fue instituido para perjudicar a heterosexuales, sería heredado por homosexuales que pretenden mejores condiciones de vida sentimental.

INCONSISTENCIAS EN CUANTO A IMPEDIMENTOS DE LA UCNM.-

El proyecto Bruce dice en el art. 5° sobre Impedimentos: No pueden constituir una unión civil:

c. Los afines en línea recta y/o en el segundo grado de la línea colateral.

Esto del parentesco por afinidad como impedimento parece complicado
. El parentesco por afinidad no se pierde cuando se disuelve el vínculo matrimonial. Paula se casa con Juan, comparten parentesco por afinidad con familiares de ambos, pero cuando Juan se divorcia de Paula, subsiste ese parentesco por afinidad adquirido en matrimonio. Ergo, si Juan decide establecer una Unión Civil con alguien que fue (y sigue siendo después del divorcio) su pariente por afinidad, este parentesco por afinidad se convierte en impedimento para constituir la unión civil. Recordemos que parientes por afinidad son los familiares sanguíneos de uno de los cónyuges respecto del otro cónyuge. Por ejemplo, los suegros están en el primer grado de afinidad; el cuñado o cuñada en el 2º grado de afinidad; y los tíos son 3er. Grado de afinidad.

d. El adoptante, el adoptado y sus familiares en las líneas recta y/o colateral dentro de los grados señalados en los incisos b y c para la consanguinidad y la afinidad.

¡Oiga, caballiero!... El adoptante, si es casado como en casi todos los casos, no puede establecer una Unión Civil No Matrimonial si no ha disuelto su anterior vínculo conyugal. Ni con el adoptado ni con ningún otro ciudadano en capacidad de ejercicio. Esto ya está en el inciso f del mismo artículo. Si el adoptante disolvió su matrimonio, no veo por qué razón no podría establecer una UCNM con un familiar del adoptado en la línea recta o colateral. ¿En salvaguarda de qué principio moralista se redactó esto?

f. Los que se encuentren unidos en matrimonio o unión de hecho, mientras subsista.

El inciso f, en cuanto a las uniones de hecho, le puso una cáscara de plátano en el camino a la UCNM. Hay siempre una fragilidad de argumentos para demostrar la pervivencia o continuidad de una unión de hecho. Para que sea reconocida, tienen que demostrarse dos años de posesión constante. ¿Cómo se demuestra? Con testigos, aunque el artículo 326° del Código Civil cae en una inconsistencia fatal cuando dice que: “La posesión constante de estado a partir de fecha aproximada puede probarse con cualquiera de los medios admitidos por la ley procesal, siempre que exista un principio de prueba escrita.” Así desvirtúa en parte la prueba testimonial y pone en riesgo la veracidad tanto de su existencia como de su disolución.

En el derecho civil es causal de divorcio la “homosexualidad sobreviniente” de una de las partes. Esto es para quien no habiendo sido homosexual, luego se manifiesta como tal.  Existen ejecutorias supremas que dan cuenta de procesos de divorcio por homosexualidad sobreviniente. No  hay posibilidad de que una unión de hecho sea disuelta por la misma causal, porque según el art. 326° del Código Civil, “La unión de hecho termina por muerte, ausencia, mutuo acuerdo o decisión unilateral”.

Pues bien: si hay posibilidad de terminar con la unión de hecho por decisión unilateral,  aquel que decidió terminar ese concubinato heterosexual, ¿puede entonces ser acusado por su anterior pareja para impedir su unión civil con un homosexual? ¿Con qué derecho?

INCONSISTENCIAS EN CUANTO A LA DISOLUCIÓN DE LA UCNM.-

En cuanto al Art. 6° sobre Disolución, nos fijaremos en tres causales que nos parecen sorprendentes:

a. El mutuo acuerdo.

j. La separación de hecho de los integrantes de la UCNM durante un periodo ininterrumpido de dos años.

k. La separación convencional después de transcurridos dos años de la celebración de la UCNM.

La separación convencional solo procede si tienes dos años de haber celebrado la UCNM con tu pareja. No señala cuánto tiempo debe trascurrir para que se proceda a la disolución por mutuo acuerdo, porque no establece siquiera una diferenciación con la separación convencional. ¿También dos años?

Y la separación de hecho debe tener también un periodo de dos años para poder valer como tal. De modo que si dejaron de convivir, por mutuo acuerdo o por abandono, menos de dos años, no pueden hacer valer su derecho. Esto arrastra las mismas deficiencias y arcaísmos de un Código Civil conservador que ha perjudicado a matrimonios heterosexuales que pudieron haber tenido mejores condiciones para separarse e incluso para reconciliarse después de la separación.

El Código Civil en su art. 333° establece entre las Causales de separación de cuerpos: La enfermedad grave de transmisión sexual contraída después de la celebración del matrimonio (inc. 8). El proyecto Bruce obvia esta causal, a sabiendas que la comunidad LGTB está considerada por la OMS como un sector social de alto riesgo. La enfermedad sexual grave contraída después de la Unión Civil no solo evidencia adulterio, sino que implica el riesgo del compañero sano. Y este no es un residuo conservador del Código Civil, sino una de las pocas virtudes que le podemos reconocer.

El proyecto Bruce, niega considerar la enfermedad grave de transmisión sexual como causal de separación, pero, en su exposición de motivos, propone la monogamia con fines de salud sexual. Lo dice así:

“El aumento del porcentaje de parejas estables de todo tipo minimiza diversos problemas sociales, uno de los más importantes siendo la prevalencia de enfermedades de trasmisión sexual. Conviene por lo tanto a la sociedad también que las parejas de personas del mismo sexo establezcan lazos permanentes por un tema de salud.”

EL ADULTERIO NO ES CAUSAL

¿Alguien se ha preguntado por qué en el proyecto Bruce el adulterio no es causal de separación? Conviene meditar sobre esto. El proyecto de ley tiene una exposición de motivos favorable a la monogamia, en una época en que su existencia real es relativa. La poligamia se practica veladamente mientras la monogamia se oficializa públicamente. El proyecto Bruce, para lograr su objetivo, proscribe la poligamia como una “conducta aberrante” similar a la pedofilia y a la zoofilia. Esto es una discriminación arbitraria e injustificable, puesto que la poligamia entre adultos con pleno conocimiento y responsabilidad, no perjudica a nadie.

Veamos cómo lo dice en su exposición de motivos:

“Las uniones civiles promueven la estabilidad para las parejas de personas del mismo sexo. La institución que se plantea aquí le da estabilidad emocional, financiera y psicológica  a las parejas lesbianas y gais y promueve  las relaciones estables y monógamas, algo que beneficia a la sociedad en su conjunto.”

-“A toda sociedad le conviene también que los ciudadanos adultos formen parejas estables, relaciones monógamas y de mutuo respeto... (...) y si la sociedad quiere que las personas lesbianas y gais lleven vidas monógamas  y sanas, por consistencia debe también proveerles de una figura legal que los respalde...”

-Dice que la UCNM no dará pie “a la normalización de toda clase de conductas aberrantes como el incesto, la poligamia, la zoofilia, la pedofilia, etc.”

Pero este proyecto a pesar de su supuesta vocación monogámica, no incluye la figura del adulterio como causal de disolución del vínculo que propone. ¿Qué pasó? Por un lado, se propone el imperio de la monogamia y por otro se reserva una puerta de escape a ésta.

La mejor respuesta la encontramos en la confesión de parte que hace el escritor gay cubano Reynaldo Arenas: “El mundo homosexual no es monogámico; casi por naturaleza, por instinto, se tiende a la dispersión, a los amores múltiples, a la promiscuidad muchas veces”.  (Antes que anochezca, p. 90)

Sabemos que no todos los casos son así. No es necesario aclararnos las excepciones. Pero tal vez por motivos similares a los de Reynaldo Arenas, al animador homosexual Carlos Cacho le parece el matrimonio gay “una huachafería”.

CONCLUSIONES

Mariátegui  escribió respecto al feminismo: "Se puede distinguir en el feminismo tres tendencias fundamentales, tres colores sustantivos: feminismo burgués, feminismo pequeño-burgués y feminismo proletario. Cada uno de estos feminismos formula sus reivindicaciones de una manera distinta. La mujer burguesa solidariza su feminismo con el interés de la clase conservadora. La mujer proletaria consustancia su feminismo con la fe de las multitudes revolucionarias en la sociedad futura. La lucha de clases –hecho histórico y no aserción teórica- se refleja en el plano feminista. Las mujeres, como los hombres, son reaccionarias, centristas o revolucionarias. No pueden, por consiguiente, combatir juntas la misma batalla. En el actual panorama humano, la clase diferencia a los individuos más que el sexo."

Del mismo modo, en el presente contexto, suponemos que se abrirá un debate en la comunidad LGTB sobre la pertinencia de una institución como dadora de derechos antes conculcados. Nadie ha hablado -todavía-de un homosexualismo burgués, pequeño burgués o proletario. Pero la frivolidad snob de algunos entusiastas y el institucionalismo conservador de otros, pretenden que la solución de los grandes problemas humanos está en las instituciones burguesas. Así como hay homosexuales monógamos y otros que no lo son, hay homosexuales que tienen patrimonio qué compartir con sus parejas y hay otros que solo pueden compartir su hambre.

martes, 24 de septiembre de 2013

MATRIMONIO GAY II: LAS INCONSECUENCIAS

¿Ya se recrearon con insultos e intolerancia contra el que piensa diferente? Muchas personas se abstienen de opinar por no recibir el linchamiento o bulling que hemos visto. Agreguémosle algunos tópicos a la polémica de ideas.

Bien lo dice Beto Ortíz en su artículo dominguero de Perú 21 (Domingo 22 de septiembre del 2013): “Mis padres eran heterosexuales, de modo que no lo aprendí de ellos. Tampoco me lo enseñaron en el colegio ni lo imité de un programa de televisión. ¿Es innato? Sin duda. ¿Está en los genes? De todas maneras”. Es un buen momento para decirle adiós a ese tema de la “opción” sexual. Pero como hay necios dispuestos a despedazar al heterosexual que escribe este blog, retornemos a Ortíz:

“Me da risa que la gente parezca sentirse más informada o más respetuosa cuando se refiere a ‘mi opción’. ¡Mi opción! Como si mi identidad sexual –o el color de mis ojos– hubiera sido producto de una decisión mía, como si realmente se tratara de escoger de qué sabor quiero mi helado, de qué equipo quiero ser hincha o cuál es mi concursante favorito en Perú tiene talento. Yo no elegí nada, muchanchos, así vine al mundo, y así igualito me voy a ir.”

Los que insisten y persisten en llamarlo “opción”, no lo saben, pero son profundamente snob y reaccionarios. Los empuja, más allá de sus fáciles razonamientos, ese lugar común que es la “libertad de elegir”, médula de la sociedad de consumo. Y si continúan con el mito de la “opción”, terminarán diciéndoles a sus hijos que pueden optar entre enamorarse de un compañero o compañera de aula, porque las dos alternativas son formas legítimas, similares o idénticas de afecto. Por supuesto, no lo son.

Pero hay algo más que precisar desde nuestro lado. Dice Erich Fromm: “La polaridad entre los principios masculino y femenino existe también dentro de cada hombre y cada mujer. Así como fisiológicamente tanto el hombre como la mujer poseen hormonas del sexo opuesto, así también en el sentido psicológico son bisexuales”. Acotemos que en los últimos estudios científicos sobre la genética de la homosexualidad, a pesar no haber culminado en precisiones contundentes, se llegó a atribuir el condicionamiento genético a un 50%.

¿Dónde estaría el otro 50%? Intuyo que en la influencia afectivo-valorativa del contexto social, cultura y educación, que establecen roles sociales. Estos roles, padres y maestros, medios e instituciones, los cultivan y resguardan: los médicos siquiatras que han abordado el tema, no le dan a esta influencia una importancia secundaria, porque incluso el factor contexto-cultura condiciona a su vez el desarrollo de un determinado equilibrio genético hacia definiciones de género desde la etapa formativa y socializadora del sujeto. Por ello nos podemos explicar la diferencia entre homosexualidad de nacimiento y homosexualidad sobreviniente (concepto usual en el derecho civil).

Hay otras influencias que deberán tomarse en cuenta conforme lo demuestre la experimentación y las estadísticas, como por ejemplo la influencia del consumo habitual de sustancias toxicológicas que producen cambios importantes en el desarrollo fisiológico del individuo y/o en su equilibrio hormonal. Pero, en fin, es cuestión de comprobarlo a la luz de la ciencia y no de especulaciones.


DERECHO DE SUCESIONES Y ALCANCES

Dice Ortíz: “Digamos que ahí nomás quedaba, bien tieso, cadáver, occiso, intestado a los 45. ¿Quién heredaba la casa, el carro, las cuentas de banco, la biblioteca, la colección de corbatas? ¿Mi partner, el compañero de mi vida, mi papi, mi rey? No, señor. Imposible. Para la ley peruana, un conviviente del mismo sexo no es conviviente. Y mucho menos cónyuge. No importa si me entregó su vida, si le entregué la mía, si todo lo que tenemos es el fruto de diez, veinte o cincuenta años de vida en común. Los bancos se niegan a admitir que mi conviviente es varón, no se puede ingresar ese dato en la red, es incomputable, colapsa el sistema. Para la ley peruana, mi pareja o –como deberá decirse en adelante– mi compañero civil no significa absolutamente nada.”
¿No ha averiguado que puede constituirlo en legatario, si es que Beto tiene herederos forzosos, o en heredero voluntario si es que no los tiene? Veamos lo que dice el Código Civil:

Según el Art. 737º, el causante puede instituir heredero(s) voluntario(s): el testador que no tenga herederos forzosos, puede instituir uno o más herederos voluntarios y señalar la parte de la herencia que asigna a cada uno. Si no la determina, sucederán en partes iguales.

¿Y a quienes reconoce la ley como herederos forzosos? A los hijos y demás descendientes, a los padres y demás ascendientes, y al cónyuge. Imaginemos que Beto Ortíz tiene hijos, padres y se divorció de su cónyuge. El derecho de sus hijos a heredarlo, es inalienable. Igual el derecho de sus padres. Su pareja gay puede ser constituida como legatario.

Ergo, el homosexual que quisiera que su pareja herede determinados bienes, debe otorgarle esos bienes en forma de legado. El legado no puede surgir de la legítima (eso es de los herederos forzosos), sino de la parte de libre disposición.

El causante puede hacer legados con la parte de libre disposición que es un tercio de toda la masa hereditaria (no de la legítima) si tiene ascendientes y descendientes. Si solo tiene ascendientes, puede disponer del 50% de sus bienes para legarlos a su pareja gay, para legarlos a una institución benéfica o para dilapidarlos como quiera.

Si se trata de garantizar su voluntad, todas estas cosas hay que ponerlas en blanco y negro, registrarlas y dejarlas listas para no desamparar al sobreviviente.

Si existiese el matrimonio gay, sería casi lo mismo, porque el cónyuge sobreviviente tendría que concurrir con otros causa-habientes y en las proporciones que señala el Código Civil. O sea, es imposible, que el cónyuge sobreviviente se la lleve toda.

Volvamos a Beto Ortíz:
“…si yo me caía muerto, ¿quién heredaba? Esposa no tengo, hijos tampoco. Tengo aún a mi anciano padre pero, al ser yo su apoderado general, si alguien dejara algún patrimonio a su nombre tendría, necesariamente, que heredarlo yo, que soy su representante para todo y, en este caso, también soy el difunto. O sea que vamos muertos. ¿Hermanos? Tampoco tengo. ¿Quién se quedaba entonces con todo? ¿El primito cariñoso o la tía lesbiana?”

Señores, respetuosamente os digo que sois unos ignorantes en materia jurídica. Como ya expliqué antes, los herederos forzosos son ascendientes, descendientes y cónyuge. Ortíz, de éstos,  tiene solo a su padre. Ni “su primito cariñoso” ni “su tía lesbiana” son herederos forzosos. Entonces, para su caso se aplicaría primero el art. 820 del CC:

Artículo 820.-  Sucesión de los padres: A falta de hijos y otros descendientes heredan los padres por partes iguales. Si existiera sólo uno de ellos, a éste le corresponde la herencia.

Artículo 821.-  Sucesión de los abuelos. Si no hubiere padres, heredan los abuelos, en forma que la indicada en el artículo 820.

 Y cuando se dice que si existiera uno de ellos, a éste le correspondería la herencia, estaríamos hablando del caso del padre de Beto Ortíz. Y la herencia que le corresponde, es aquella que llamamos “la legítima”. Porque dentro de la porción de libre disposición podría testarse a favor del legatario, en este caso, del cónyuge homosexual: si lo quiere el causante,  el 50% de la masa hereditaria.

Pero el derecho civil existente nos depara algo más sobre ello, en el supuesto caso de que exista el matrimonio gay:

Artículo 824.-  Concurrencia del cónyuge con ascendientes. El cónyuge que concurra con los padres o con otros ascendientes del causante, hereda una parte igual a la de uno de ellos.

Artículo 825.-  Sucesión exclusiva del cónyuge. Si el causante no ha dejado descendientes ni ascendientes con derecho a heredar, la herencia corresponde al cónyuge sobreviviente.

¿Y si no se diera la ley de matrimonio gay? Pues a la pareja homosexual sobreviviente le correspondería -por voluntad del causante- hasta el 50% como legado.

Vemos, entonces, que en materia de sucesiones, la cosa no es insalvable. Es cuestión de haberla regularizado con anterioridad y no esperar a estar en el quirófano para preocuparse por resultados.


OTROS BENEFICIOS POR DISCUTIR SEGÚN LA LEGISLACIÓN EXISTENTE:

Los contratantes pueden obligarse mutuamente a compartir los gastos de sostenimiento, compra-venta de bienes inmuebles o muebles, propiedad compartida de los mismos, etc. Es decir, pueden dos personas capaces pactar la copropiedad de un bien o varios bienes, así como asumir los gastos de supervivencia, alquiler, etc. No hay impedimento, a menos que lesione intereses de herederos forzosos.

No es lo mismo en cuanto a legislación de alimentos, pues hasta hoy el derecho civil señala. Se deben alimentos recíprocamente: 1.- Los cónyuges; 2.- Los ascendientes y descendientes; 3.- Los hermanos.

DRAMATIZACIÓN Y ASUNTOS PECUALIARES QUE MERECEN ATENCIÓN:

Dice Beto Ortíz:
“Y si me salvaba de la operación, era la misma vaina, mi caballero no pasaba de la puerta de UCI porque lo primero que iban a preguntarle es su grado de parentesco con el paciente. Y como no hay ninguno, chau y hasta la vista. Ni siquiera tiene derecho a visitar porque los pases son solo para los fa-mi-lia-res.”.

Parece que Ortíz llegó alguna vez a una jaula llamada impropiamente hospital, donde le prohibieron el acceso a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) a quienes no son familiares. Estoy habituado a entrar a las UCI sin tener parentesco directo con el paciente. Sobre todo en casos donde los familiares directos se desentienden de la vida del paciente y tengo que decir “amigo” o hacerme pasar por un familiar, ante lo cual no me piden DNI ni partida de matrimonio. Lo que no quieren los médicos es acumulación de visitas y pasan de uno en uno.

Otra más de Beto: “Tengo otro amigo que está preso y el INPE le prohíbe las visitas íntimas de su amado, pero sí le permitiría, en cambio, acostarse con el íntegro de la población penal si él así lo decidiera.” Las parejas gay tienen relaciones sexuales en días de visita para varones, sin menoscabo de su intimidad en las celdas correspondientes, mas no en el venusterio, que no se da abasto incluso en casos de parejas heterosexuales que hacen vida íntima en las celdas. Esto sucede siempre. Visiten los penales y lo comprobarán.

Cuando Beto se refiera a que: “Tengo una amiga, exitosa profesional, cuya pareja de muchos años es madre de dos niños, pero ninguna empresa de seguros le permite incluir en su póliza a esos chicos porque no son sus hijos biológicos”, debemos responder: las condiciones de contratación de seguros dependerían de cada empresa; no hay una ley que las uniformice, y si extienden la inclusión a beneficiados  no-consanguíneos, (que sí lo hacen los contratos de Alerta Médica y similares), sería una gran conquista, puesto que deberíamos incluir a los beneficiados que nos dé la gana y con ello ganaría más la empresa. Esta parte, habría que estudiarla más y veremos que los impedimentos son subsanables por fuerza de la necesidad de los usuarios.

Queda por discutirse el tema de las adopciones. Esto pasaría al dominio del interés público más que un asunto de interés privado. Y lo dejo allí por el momento.

Antes de opinar sobre el explosivo tema del proyecto de ley 2647, que plantea la unión civil entre personas del mismo sexo (unión civil, no matrimonio), sugiero leerlo in extenso y no gastar teclado en disparar calificativos a diestra y siniestra. Los insultos causan risa y se borran con mucha facilidad.





jueves, 19 de septiembre de 2013

¿MATRIMONIO GAY?

Dizque en una economía liberal puedes optar por la mercadería que más te gusta. Libre concurrencia desde Adam Smith hasta Hayek. Dizque puedes hacer con tu cuerpo lo que quieras: abortar, mutilarte, consolarte con aparatos para placeres solitarios, cambiar de sexo, etc. Para eso hay ofertas de todo tipo. Y por qué no la legalización de las drogas. Uno debe ser libre para escoger la forma de suicidarse. Hasta a la naturaleza de una persona se le llama "opción sexual" y a los niños les enseñarán en el futuro a que pueden elegir enamorarse de un varón o de una mujer. Dizque en este sistema el interés privado puede más que el interés público. Por lo tanto, el neoliberalismo es el sistema más justo para algunos elementales de la comunidad LGTB.

Hasta aquí puedo pasar por un conservador, pero no lo soy. Soy simplemente heterosexual, me gusta serlo y que mis hijos lo sean. Eso me convierte en una suerte de troglodita, débil mental, arcaico, obsoleto, etc., etc. Como escritor, sé muy bien que si mañana me declaro gay o escribo literatura gay, mis obras se venderán a través de los grandes sellos editoriales del mundo entero. Suele asociarse impropiamente como lugar común para la fama actualmente; y si viene aparejado con el consumo de drogas, el autor se hace más interesante. Pero no soy gay, no me drogo, escribo narrativa andina y amazónica, vinculada a los intereses de la clase trabajadora. Ya perdí entonces.

Digo que no soy conservador. Los conservadores son los que piden matrimonio gay. De la prédica del amor libre en los 70' hemos retrocedido a creer que el matrimonio gay sería una gran conquista social. Qué ingenuos. Justamente cuando la institución está en crisis y no hay muchos matrimonios que perduren, se las darán a los gay para que los negocios conexos aumenten, no para que sean más felices, puesto que la felicidad no se encuentra en un documento público.

Desde que existe el derecho civil en el Perú, existen los contratos. Si dos personas del mismo sexo hubiesen querido socorrerse mutuamente, heredar, proporcionarse alimentos, etc., podían hacerlo a través de un contrato privado. ¿A qué tanto alboroto?

Me responden que un contrato privado no es tan sólido como un matrimonio. Exactamente: El matrimonio puede ser tan sólido como una prisión sin rejas. Igualémonos en la libertad para amar no en las condiciones del presidio matrimonial, institución obsoleta que tiene más obligaciones que derechos.

Pero nadie me responde por qué no conocemos parejas homosexuales que hayan optado por contratos privados que garanticen derechos de alimentos, sucesión, comunidad de bienes, etc., habiendo estado a disposición de quienes quieran hacerlo desde el primer código civil. 

Por lo demás, a una institución obsoleta como el matrimonio se le llama la única guerra en que los enemigos duermen juntos. Los que se la recomiendan a los gay son homofóbicos, pues quieren que se maten entre ellos. Y como comprobamos, en el Perú es más fácil casarse que divorciarse. Y en lugar de luchar por el derecho a divorciarse en 24 horas, no en tres años ni en medio año, hay ingenuos que andan preocupados por el matrimonio gay. ¿Se han puesto a pensar que el divorcio gay, en las actuales condiciones, además de un calvario emocional, sería la lluvia de billetes para jueces venales, abogados y conciliadores?

Una amiga que ha renunciado a su ideario comunista escribe: "yo me quiero casar, de blanco, por iglesia, que me saquen la liga, tirar el bouquet, con damas de honor, con una torta linda y mucha gente bailando y si hay parejas del mismo sexo que quieren lo mismo pues yo pelearé para que lo tengan". Es decir, esta amiga acaba de delatar el trasfondo más frívolo de la campaña de moda.

Ya vemos que no se trata de igualdad de derechos simplemente. Pero hay derechos que se pretenden imponer a través del objetivo matrimonial: la cuota de género, por ejemplo. Así como hay que buscar mujeres para cumplir con la cuota de género al inscribir listas congresales, mañana tendremos que buscar gays para completar la cuota LGTB en cada partido. Si no los tienes, los inventas.

Los siento por cierta izquierda burguesa que ha sustituido al proletariado por la comunidad LGTB. Por si no lo saben, el imperialismo y sus aplanadoras de conciencias han trabajado mucho estos últimos 20 años para extirpar masivamente la lucha de clases e imponer en su lugar la lucha de géneros, cuando no la cuestión étnica. Allí está Obama y cierta izquierda celebró la elección de un afrodescendiente. Mañana elegirán presidente de EEUU a un gay o una lesbiana y los izquierdistas de shopping center celebrarán como celebraron aquella ceremonia del Oscar en que dos lesbianas se besaron públicamente. Se olvidaron y olvidan que el imperialismo sigue matando, que el capitalismo sigue explotando y que la ceremonia del Oscar sigue siendo un elogio al cine consumista que los monopolios prefieren para las masas.

Esa "izquierda" que ahora se siente representada nada menos que por "techito" Bruce, ni cuestiona el carácter reaccionario del matrimonio burgués, ni alza la voz ante la legislación ultra-conservadora en materia de divorcios ni se ha dado cuenta del negociado que hay detrás. Dice Bruce:  "Uno de los principales beneficios que obtendrían las parejas unidas civilmente es el derecho de inscribirse como beneficiarios del seguro de salud o de la pensión de sobrevivencia de las AFP de su compañero/a en caso de que el otro no tuviera la cobertura. Este respaldo permite una unidad económica más estable en la pareja homosexual, lo cual incentiva un mayor consumo; es decir, una economía más dinámica.".


Denles el matrimonio. Luego les preguntaremos a los más entusiastas en qué mejoró el mundo. Yo seguiré apostando por el amor libre, ese que se sostiene sin necesidad de firmar asquerosos documentos burocráticos. La revolución sexual y La lucha sexual de los jóvenes, de Willheim Reich, siguen siendo documentos subversivos.

viernes, 9 de agosto de 2013

LOS AUDIOS Y EL CASO CHAVÍN DE HUANTAR

La opinión pública fue sacudida por los  polémicos audios registrados el 31 mayo del 2012 en torno al caso Chavín de Huántar. Difundidos hace poco por YouTube,  contienen el diálogo entre el ex presidente del Poder Judicial, César San Martín Castro, el entonces ministro de Justicia, Juan Jiménez Mayor (hoy jefe del Gabinete), Pedro Cateriano, otrora agente peruano ante la CIDH (hoy Ministro de defensa), y la jueza Carmen Rojjasi (hoy cesada). En ellos se confirma la intención de subordinar el fallo de la jueza Rojjasi a los intereses del Ejecutivo.

El 15 de octubre del mismo año, la Sala Penal que presidía la jueza Rojjasi, absolvió a Vladimiro Montesinos, Huamán Azcurra y Hermoza Ríos. Hasta allí, cumplió con las exigencias del Poder Ejecutivo, pero admitió que el guerrillero tupacamarista Eduardo Cruz Sánchez (“Tito”), fue ejecutado extrajudicialmente. Por esto último, la liquidó el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). El titular del CNM, Máximo Herrera, señaló que Rojjasi fue cesada debido a que “sus calificaciones o calidad de decisiones eran muy bajas”.

Dice el diario La República que en los audios: "los representantes del Ejecutivo le plantearon sus deseos sobre el caso a la jueza". No hay que ser  profesional en Derecho para saber que el Poder Ejecutivo no puede interferir en las decisiones del Poder Judicial, supuestamente independiente. Decir: “le plantearon sus deseos”, es un eufemismo retórico fatal. Le imponían órdenes a un poder cuya independencia la exige la misma Constitución por la que juramentan.

¿DOBLE MORAL?

Vargas Llosa tiene un edecán oficioso y funcional en el actual gobierno: Pedro Cateriano Bellido. Siempre fue y es un hombre de confianza del laureado escritor, supuesto defensor universal de la democracia y ferviente opositor a la dictadura fujimorista. Pero su operador Cateriano, como el mismo Vargas Llosa, es antifujimorista para una cosa y pro-fujimorista para otras. Como defensor del estado peruano frente a la CIDH, lo único que hace es avalar uno de los delitos más inocultables e injustificables del fujimontesinismo.

Juan Jiménez Mayor, después de su paso por la Comisión Andina de Juristas, fue viceministro de Diego García Sayán, entonces ministro de Justicia del gobierno de transición de Valentín Paniagua. Y antes fue consultor de la comisión ejecutiva que intervino al Poder Judicial durante el fujimorismo.

Nótense ciertos detalles. Diego García Sayán, hoy presidente de la CIDH, es ex esposo de Eda Rivas Franchini, quien el 2012, juró como Ministra de Justicia, y asume como Ministra de Relaciones Exteriores el 15 de mayo de 2013. Tanto Rivas como Jiménez trabajaron para el gobierno de Alberto Fujimori.

Si esto no fuese suficiente para demostrar doble y hasta múltiple moral, conformémonos con lo más evidente: por un lado, el edecán de Vargas Llosa, Pedro Cateriano, y por otro, el tinglado de García Sayán-Rivas-Jiménez, estarían comprometidos en “salvar el honor” de los comandos, como si no hubiesen cometido violaciones a los derechos humanos durante el rescate de rehenes en 1997 bajo órdenes de Fujimori y Montesinos.

POBRE REPUBLIQUETA CON SOLDADOS DE OPERETA

La institucionalidad democrática no vale un cuerno en nuestro país, ni durante los gobiernos anteriores ni bajo el actual. Los congresistas fujimoristas y apristas no pueden reclamar por esta ilícita subordinación de poderes. Ellos hicieron lo mismo (y peor) cuando gobernaron. El actual gobierno es continuador del fujimorismo, tanto en economía como en violaciones a los DDHH, impunidad a militares genocidas, etc.

Lo más sorprendente es que la operación Chavín de Huántar (1997) sea recordada como un acto glorioso de las FFAA, que no se puede cuestionar, porque “nuestros heroicos comandos” son inimputables. A la republiqueta le hacen falta héroes para justificar gastos militares, derrotas diplomáticas, imposibles recuperaciones de territorios usurpados, etc. La victoria de 142 comandos contra 14 guerrilleros que no habían roto negociaciones con el estado, no es una gran batalla entre fuerzas regulares. Y si le dicen así, fue una batalla sin prisioneros, sin heridos ni rendidos.

Comprobar que cometieron asesinatos de prisioneros, es herejía. Ollanta Humala heredó la tarea de preservar el prestigio de sus colegas, habiendo sido él un militar antisubversivo durante la guerra interna, acusado de violaciones a los DDHH. Sus héroes de opereta pueden ganar una “batalla” de 142 contra 14, porque como dijo Manuel Scorza, las únicas guerras que el ejército peruano puede ganar son contra los peruanos mismos.

Paradoja de la historia: los 14 guerrilleros del MRTA, no asesinaron a ningún rehén. Y tuvieron en sus manos a ladrones, traficantes, genocidas de uniforme, entre personalidades del poder y diplomáticos japoneses. Los “gloriosos” comandos no capturaron ni un emerretista con vida, ni rendidos ni heridos. Pero el cráneo de “Tito” habló. Y su discurso hasta hoy es irrefutable.

CONTINUIDAD DE LA IMPUNIDAD SIN ESCRÚPULOS

El juez San Martín dice en el audio: “Es evidente que lo que uno quiere, como Estado, con la independencia del caso, es que se diga ‘no hay muerto extrajudicial, murieron en combate’. (…) Obviamente, el peor escenario es que se diga que todo fue planificado y que hubo una orden, en consecuencia se mancha Chavín de Huántar”. San Martín fue uno de los vocales supremos de la Sala Penal Transitoria que, hace un par de semanas, el 25 de julio de este año, ratificó la absolución de Vladimiro Montesinos, Nicolás Hermoza Ríos y Roberto Huamán Azcurra por el caso Chavín de Huántar. (...) Es decir, San Martín ratificó la sentencia de la que conversó con Rojjasi en mayo de 2012. 

Probado está que para absolver a sus “heroicos comandos” ante la CIDH, hay que absolver antes aquí a Montesinos, Hermoza Ríos y Huamán Azcurra. Sin escrúpulos.
Entonces, ¿cuál fue el interés de San Martín al interferir con las decisiones de la jueza Rojjasi el 2012? Si el 2013 ratificó la sentencia de Rojjasi, la misma que admite la ejecución extrajudicial del camarada “Tito”, el objetivo no fue ése sino la absolución de Montesinos, Hermoza y Huamán.

Si hubo o no una cadena de mando paralela, la diferencia es insoportable para el más burdo sentido común. Dos policías que fueron parte del SIN en ese operativo, ratifican su versión sobre el asesinato de “Tito”, al igual que Ogura, uno de los rehenes japoneses: ejecutaron a prisioneros rendidos.

Nosotros -dice Hidetaka Ogura en su libro "El diálogo obstruido", publicado en Japón el año 2000- nos vimos obligados a bajar por una escalerilla que el cuerpo especial colocó en la terraza. Yo fui el antepenúltimo (...) en asirme a la escalerilla. En ese momento vi (...) detenidos a Cynthia y otro guerrillero (no pude ver su cara). Cynthia gritaba. No pude captar bien si decía `No lo maten' o `no me maten'.

Los dos emerretistas mencionados eran de baja estatura y estaban rodeados por cuatro comandos más altos que ellos. No vio si los subversivos aún estaban armados y tampoco quién era el que acompañaba a Cynthia.

La otra escena que relata Ogura habría sido observada por muchos rehenes que luego callaron o se retractaron. Se refiere a Eduardo Cruz Sánchez, "Tito", quien sigue siendo el asesinado más visible:

Todos los rehenes que estábamos en la habitación 'I' fuimos conducidos hacia la casa contigua por el túnel por el cuerpo especial . Ahí vi a `Tito', el número dos, tirado en el suelo con las manos amarradas atrás. De esta escena he sido testigo junto con diez rehenes japoneses y siete rehenes peruanos. La casa vecina donde fuimos (...) a refugiarnos estaba resguardada por el cuerpo de la Policía Nacional, pero `Tito' fue llevado de regreso a la residencia del embajador Aoki.

¿A QUÉ LE TEME EL ESTADO PERUANO?

Las temidas consecuencias de un nuevo giro ante la CIDH son dos:

A. - Políticamente, quedaría descalificada la operación de rescate y los comandos que la ejecutaron. Y para salvar de responsabilidad a Fujimori, Montesinos, Huamán y Hermoza, les sería insuficiente escudarse tras el honor de  los "heroicos comandos" .

B.- Si la Corte Interamericana de Derechos Humanos  determina que hubo una violación del derecho a la vida, el estado peruano estaría obligado a dar una reparación económica a los familiares.


Esta última les causa estupor. Para el procurador del Ministerio de Defensa, Gustavo Adrianzén, detrás de estas denuncias existe la pretensión de cobrar al Estado millonarias indemnizaciones. “Estamos desarrollando ahora toda una línea de investigación, respecto a estas indemnizaciones millonarias que se están cobrando. (…) La doctrina jurídica indica que uno no puede obtener enriquecimiento de una indemnización”, manifestó al diario Gestión.

lunes, 8 de julio de 2013

LA IZQUIERDA REAL Y QUÉ CLASE DE UNIDAD ES POSIBLE

Aunque usted no lo crea, la izquierda peruana existe. No hablamos de las mismas caras de siempre, del retrato de familia que tomaron las cámaras Kodak instamatic a fines de los 70’. De esos no hablamos. Nos referimos a los ciudadanos de a pie que hicieron posible la existencia de los partidos que cada uno de los señores feudales vampirizó. El ideario de la izquierda se fue trasmitiendo de generación a generación, no por mero ejercicio de la tradición oral, sino porque los jóvenes heredan las condiciones socio-económicas que anteriores generaciones sufrieron y combatieron.

Aunque usted no lo crea, el voto de la izquierda ha puesto al actual presidente de la república y a la actual alcaldesa capitalina. En los dos casos, los votantes izquierdistas han sido defraudados y traicionados. Ollanta se olvidó del Gran Cambio, del Alba, del nacionalismo, de la protección de los recursos, de la soberanía, etc.  Susana Villarán se reveló como lo que fue siempre: una caviar al servicio de las transnacionales que financian proyectos “humanitarios”, fiel a la caja de USAID,  adicta neoliberal,  amiga de las damas de blanco en Cuba, de Yoani Sánchez y de Capriles en Venezuela.


Se lo advertimos y no hicieron caso

Aunque usted no lo crea, nuestra humilde organización de izquierda revolucionaria (ML-19) , advirtió la catadura de ambos. No era necesario ser cartománticos. La naturaleza de un alacrán no se modifica por las buenas intenciones del ingenuo que quiera domesticarlo. Siempre le picará. Y aunque usted no lo crea, la zurda del "mal menor", siguió y sigue apostando al “candidato de unidad”, al out sider que pueda salvarlos de sus miserias orgánicas e ideológicas para las siguientes elecciones. Los mismos jerarcas que frisan la tercera edad, fueron los que apostaron por Velasco y les mordió la mano, los que apostaron por Fujimori en 1990 y les destrozó el brazo, los que apostaron por Toledo y los dejó fuera de circulación. Y son los mismos que hicieron el gran papelón con Ollanta, con los auspicios de quienes no deberían entrometerse en asuntos internos de otros países.


El voto de la izquierda y los saurios en extinción


Los cadáveres políticos de antaño siguen usufructuando lo que queda de sus organizaciones y no tienen opción de candidatear, pero tampoco están dispuestos a posibilitar el recambio generacional. Generar sucesores, fuera de sus familiares o incondicionales, no está en su agenda. Esas momias insepultas han desviado incluso a quienes podían sucederlos, como es el caso de Santos en Cajamarca. Le hicieron el peor servicio al proponerlo candidato presidencial apenas se iniciaba la lucha contra Conga. Los apetitos electoreros no conjugan con el espíritu de lucha de todo el pueblo, justamente por el desprestigio de la clase política y la experiencia de haber visto por décadas los intereses de los trabajadores subordinados a los intereses personales de unos cuantos “vivos”.

El voto de izquierda es un voto masivo anti -neoliberal, antiimperialista, en pro de los derechos humanos, por una sociedad plural e inclusiva, etc. Ese voto clama por representantes auténticos, emanados de la misma lucha y no elaborados al margen de ella. Pero reclama también por un programa de lucha que los capitostes y mandarines de la gerontocracia partidaria no han puesto sobre la mesa. La discusión de un programa revolucionario es mucho más urgente que un proceso de unidad basado en el cubileteo electoral o en la repartija de candidaturas. El voto de la izquierda no debe servir jamás para poner a otro imbécil en el palacio presidencial o a parásitos sociales en el parlamento.


Algo en lo cual insistimos y seguiremos insistiendo


La izquierda y el pueblo en general están en absoluta desventaja bajo las condiciones impuestas por una legislación electoral que es obra de Fujimori y Montesinos. Hace dos periodos electorales hicimos un llamado a todas las izquierdas para unirnos en un solo bloque y luchar por una nueva ley electoral y también por una nueva ley de partidos políticos. No quisieron asumir la batalla, en la creencia que con esta legislación, heredada de la dictadura, podían ganar.

Para nadie es un secreto que la constitución vigente es obra de Fujimori y Montesinos. Es una constitución neoliberal, anti-soberana y antilaboral. La izquierda tradicional propuso una nueva asamblea constituyente, una nueva constitución, pero poco a poco fue abandonando la lucha y ni siquiera se quedó con la consigna. Nuestra organización llamó a todas las izquierdas a luchar sin desmayar, sin retroceder ni claudicar por una nueva constitución.

Otra propuesta nuestra fue luchar porque el voto universal y secreto no sea obligatorio. Estamos en una republiqueta donde se sanciona a los ciudadanos que no les interesa votar. Por ello, se legitima la democracia representativa a través de una medida coercitiva.

También pusimos énfasis en la construcción de los órganos de poder popular. La democracia representativa es un viejo armatoste desprestigiado ante los ojos del pueblo. Este caduco artefacto es sostenido increíblemente (por dolo, error u omisión) por la izquierda tradicional. La democracia representativa no es nuestra democracia, dijimos, porque la nuestra es la democracia directa de masas, con amplia participación ciudadana.

No nos escucharon y no nos escuchan. Parece que la izquierda tradicional se siente cómoda bajo el látigo del amo. Pero insistimos para que estos puntos sean incluidos en una nueva plataforma de unidad que, por supuesto, también debe contener otros clásicos tópicos.

martes, 7 de mayo de 2013

Descansa en paz, Javier Diez Canseco


La muerte de Javier Diez Canseco no solamente ha conmocionado a los ciudadanos de izquierda sino a grandes sectores populares y a amplios segmentos de la opinión pública. Es un hecho infausto que ha remecido conciencias frente al fallecimiento del parlamentario más investigador, acusador y eficiente de la izquierda peruana. A diferencia de sus críticos “ultras”, JDC ha tenido el privilegio de ser siempre elegido desde que fue dirigente estudiantil, pasando por ser el diputado más joven a la Asamblea Constituyente de 1978 y consagrándose como parlamentario desde 1980 hasta que una alianza vergonzosa lo suspendiera este año 2013. Digámoslo claramente: si él escogió el camino de las urnas, fue consecuente con su programa.

Mientras se ocupan del estúpido vídeo de la primera dama enseñando las piernas, el presidente Ollanta Humala no se ha pronunciado sobre la muerte de Javier Diez Canseco, no ha declarado día de duelo nacional, no ha ordenado poner la bandera a media asta.  Podemos interpretar que el gobernante de turno, más que indiferencia, siente satisfacción por la desaparición física del parlamentario. Durante la primera noche del velorio, notamos la presencia del padre del presidente, Isaac Humala, y de un arreglo floral enviado por su hermano en prisión, Antauro Humala. Gestos que revelan conflictos al interior de una panaca sedienta de poder.

La campaña de desprestigio contra Javier Diez Canseco, que fue digitalizada desde Palacio de Gobierno y que lo condujo desde el escándalo hasta la suspensión en el Parlamento, contó con la votación de 21 congresistas del nacionalismo.

Esto no puede ser interpretado solamente por el distanciamiento de JDC del gobierno a causa del caso Conga. Al revés,  es el gobierno el que se alejó de sus promesas, se alineó con las transnacionales mineras y traicionó su programa por“el gran cambio”.  Paso necesario fue liquidar la “hoja de ruta”, el gabinete Lerner y a todos los izquierdistas de los ministerios. Después vino el desquite de la primera dama contra JDC, campaña de  difamación y suspensión. Nadie sabía que lo iba a matar el cáncer en tiempo récord… ¿O sí?

Estamos ante un resultado más de la pandemia de cáncer anti-rojo que cunde en América Latina. El proceso ha sido fulminante, como cualquier ejecución sumaria. La nueva forma de matar le ha sido aplicada casi a la par de su sanción y exclusión congresal. Las intenciones también han quedado en evidencia cuando en algunos twitts encontramos mensajes fatalistas y agoreros: “murió el último izquierdista”, “la izquierda parlamentaria desaparece”, etc.

Lo cierto es que el velorio de JDC ha registrado un aluvión de público doliente, muchos vuelven a hacer palmas revolucionarias como en su juventud y también hay los que cantan “La Internacional” ante su féretro.Recuérdese que fue el voto de izquierda el que puso a un presidente y a una alcaldesa. Ambos traicionaron y ambos son incompetentes, pero fue la izquierda la que los puso allí.  Como ha dicho Rosa Mavila, la muerte de Javier Diez Canseco ha vuelto a convocar a esos votantes que mañana o más tarde pueden unificar voluntades -digo yo-  para cambiar al país, sea por las urnas o sea por la insurgencia.

Así como la izquierda reformista recién lo ha visto, la izquierda revolucionaria una vez más lo confirma: no hay posibilidades de alianzas o de conciliaciones con el nacionalismo burgués. La imagen de Javier Diez Canseco, irreductible e insobornable, perdurará en la memoria del pueblo como la antítesis de un gobernante pusilánime subordinado a los grupos de poder. Descanse en paz, Javier, mientras nosotros reordenamos filas para el combate.